Identidad visual: Alcanza el reconocimiento de tu marca

Somos seres visuales, entre una amalgama de estímulos siempre fijaremos nuestra atención en aquello que sea más llamativo y naturalmente, que sea de nuestro agrado. Una identidad visual bien construida te asegura captar la atención de un cliente potencial.

Claro, que hay distintos tipos de atención: Si acudes a una reunión de negocios usando tu pijama favorito seguramente serás tema de conversación por un motivo inadecuado, por el contrario deseas que tu marca sea reconocida por aspectos positivos ¿verdad?

La identidad corporativa es la imagen global que los consumidores perciben y relacionan con tu producto, la cual incluye: Logotipo, tipografía, colores, o materiales corporativos. ¿Quieres un ejemplo concreto? Imagina la marca Ferrari y percibe lo que instantáneamente llega a tu mente: su logotipo, un auto lujoso y exclusivo corriendo a toda velocidad.

En este punto podemos establecer dos factores importantes: Contrario a lo que muchos creen, tener un logotipo no significa haber desarrollado una identidad fuerte y que a pesar que seas una marca nueva puedes lograr diferenciarte si aplicas una estrategia adecuada.

Conócete a ti mismo

Para construir una marca fuerte necesitas tener cimientos igualmente perdurables, y aunque desarrollar una identidad puede ser una tarea exhaustiva que muchas veces requiere el apoyo de profesionales, sí existen ciertos parámetros que puedes analizar para asegurarte que vas por el camino correcto.

 

  • ¿Cómo es percibida actualmente tu marca? ¿Cómo te gustaría que la percibieran? Acá nos referimos a cómo califican tus productos, si eres una compañía de seguros credibilidad y confianza deben estar entre los adjetivos que te acompañen.
  • ¿Qué factores diferencian a tu marca de la competencia? Quizás sea un excelente servicio de atención al cliente o productos de calidad Premium, toda estrategia para posicionarte –incluidos tus elementos visuales- deben enfocarse en la diferenciación (Aléjate del estereotípico “producto de excelencia y calidad” usado por tantas marcas y establece tus cualidades).
  • ¿Cuentas con un marco filosófico adecuado? Necesitas una misión y visión clara, valores que te representen, transmitir aquello que te apasiona y te ha inspirado a trabajar.

Identidad-visual-Alcanza-el-reconocimiento-de-tu-marca-01

Una combinación exitosa

Luego de recopilar toda esa información estás en capacidad de establecer la mezcla de colores que mejor te represente, la tipografía que mejor comunique tu tono de voz (fíjate como comunican tus ideas cada una de ellas) y el tipo de imágenes más apto para utilizar en catálogos o redes sociales.

Una forma rápida e incluso precisa de saber el estado actual de tu identidad visual es precisamente tu página o portafolio web o redes sociales:

Los factores anteriores son parte de un diagnostico básico que puedes realizar a la identidad de tu marca, pero supongamos que deseas ir más allá y establecer de manera concreta y perdurable lo concerniente a los aspectos visuales, pues tienes a tu alcance una herramienta eficaz.

Manual de identidad corporativa

La consistencia es imprescindible a la hora de exponer tu marca al público, y en el momento que necesites ayuda de un diseñador o agencia publicitaria será incomodo tener que informarles que la tonalidad de color que utilizaron es incorrecta o las dimensiones del logotipo dificultan identificarlo. Por eso necesitas un manual de identidad, documento que recopila todos los aspectos visuales de la marca y su adaptación según distintos contextos.

Cuando contrates a un diseñador por ejemplo, simplemente entrégale una copia de tu manual y estarás asegurando el correcto uso de tu identidad visual. Pero que el nombre de “manual de identidad” no te haga imaginar un extenso y pesado documento, acá están los elementos básicos que debes incluir:

 

  • Breve reseña de tu marca, origen del nombre, explicación del tono de voz usado y si deseas, valores.
  • Logotipo, su utilización sobre fondos blancos y negros, además de las distintas versiones usadas (por ejemplo, para aplicaciones móviles).
  • Los colores empresariales, determinando el primario y secundario (s) en formato Pantone, CMYK, RGB y HTML.
  • Tipografías identificando la usada para titulares y para textos.
  • Imágenes o fotografías que sean compatibles con tu marca –recuerda, aléjate de las imágenes de stock poco originales-.
  • Cualquier otra observación que desees añadir.

No olvides que la constancia es una de las semillas del éxito y si aplicas estos principios a tu marca finalmente será reconocida instantáneamente por tus clientes y potenciales clientes ¡anímate a crear la identidad visual de tu marca!

5 (100%) 1 vote[s]

Eduardo Castro

Amante de las buenas lecturas y el constante aprendizaje, con predilección por temas de negocios y tecnología. ExCopywriting de Anton y especialista en Content Marketing.

Ver todos sus artículos

Guías Practicas

Desliza a la izquierda

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

5 (100%) 1 vote[s]